Francisco Wuytack: la revolució de la conciència

Ahir vaig tenir la oportunitat de descobrir en profunditat la figura de Francisco Wuytack gràcies al  documental emès per TV3 “Persona non grata” dins del programa “sense ficció”. Sens dubte un home admirable, un activista incansable que posa en tela de judici el veritable compromís de l’església. Aquest ex-sacerdot obrer belga va arribar a Veneçuela [...]

Per

Llicenciat en Belles Arts, i postgraduat en disseny i urbanisme. Actualment treballa vinculat al disseny multimèdia (espainomada.com), la docència i la recerca a la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Interessat en l’art i la nova cultura visual. Es defineix com un ideador idealista, de perfil crossmedia i com una persona de curiositad incansable i radicalment dialogant.

Wuytack

Ahir vaig tenir la oportunitat de descobrir en profunditat la figura de Francisco Wuytack gràcies al  documental emès per TV3 “Persona non grata” dins del programa “sense ficció”. Sens dubte un home admirable, un activista incansable que posa en tela de judici el veritable compromís de l’església.

Aquest ex-sacerdot obrer belga va arribar a Veneçuela al 1966 i va començar allà una profunda tasca de compromís amb el poble. El seu activisme el va portar a ser expulsat pel govern de Caldera el 1970. Al 2006 va tornar a Veneçuela, gairebé 40 anys després convertit en artista amb una exposició plena de simbolisme i denúncia política.

La seva figura, avui convertida en artista plàstic és del tot impressionant, en el  llibre “Francisco Wuytack: la revolución de la conciencia” de Angulo Ruiz Luis es destila part del seu pensament.

Teniu més informació a una entrevista de la revista “la fulana vaca” on es recullen també alguns dels seus textos.

Recullo aqui una entrevista de Ronald Marrero publicada a Aporrea.org d’aquest revolucionari contemporani.

Entrevista a Francisco Wuytack: ex-sacerdote expulsado de Venezuela hace 30 años por revolucionario
Por: Ronald Marrero

Francisco Wuytack, mejor conocido como el Padre de la Vega, regresa a Venezuela, con su exposición Romper Fronteras, después de haber sido expulsado de nuestro país y ser declarado persona no grata por el gobierno IV republicano de Rafael Caldera. Treinta años después vuelve, lleno de esperanzas y expectativas, a conocer el proceso liderizado por el Presidente Chávez y compartir los cambios impulsados desde los sectores populares dentro del mismo.

¿En que año llega usted a Venezuela?

Yo llegue hace cuarenta años en 1966, llegue como Sacerdote obrero y pensé trabajar con un amigo en el puerto de la Guaira, pero los sacerdotes obreros no podían ejercer todavía por que el Papa prohibió los Sacerdotes Obreros en Francia ya que muchos de ellos, se metieron en los sindicatos que liderizaban los comunistas y trabajaron en las fabricas y en los puertos. Al no poder estar como Sacerdote Obrero en el puerto, me metí en los barrios, en los cerros de Caracas comencé en la Vega, allí empecé a conocer a la gente, no a dirigirla, conocerla, y la gente empezó a dirigirme a mí y empezamos a ver como podíamos construir un montón de cosas juntos, para mejorar.

¿En esa experiencia que usted inicia con los sectores populares caraqueños cual fue la reacción del gobierno y de la iglesia?

Hubo una reacción muy rápida pero no del gobierno, si no de la iglesia, no les gusto que un clérigo viviese en un rancho, pero no fue sólo eso, al comenzar el trabajo con las comunidades empezamos a hacer bloques, escaleras, promovimos e iniciamos reuniones con las mujeres, los muchachos y los hombres, realizamos teatro callejero, teatro de los oprimidos, y el teatro no sirve sólo para escuchar y ver, si no para compartir, sentir y aprender, era una forma de encontrar e inspeccionar la realidad con los espectadores, con la gente, era una dinámica viva, nuestra, no una dinámica dogmática, ni de la burguesía, que nos a mentido diciendo que cada vez somos y más pobres y menos rebeldes, pero es al contrario la realidad es que cada día éramos más rebeldes pero menos pobres.

¿Cual era la visión de los sacerdotes venezolanos que estaban alrededor suyo en esa época?

La Teología de la Liberación nace como concepto con el libro de Gutiérrez en 1972, pero mucho antes desde el año 1966 veníamos trabajando ya en ese sentido, el de construir una realidad que era diferente, participativa, que era revolucionaria por su conciencia, yo no creo en una revolución sin conciencia, eso es como un carro sin gasolina. Los sacerdotes que conocí si tenían una discusión sobre el tema, había tres condiciones, primero el miedo, por que tienen intereses y están cuidando sus privilegios, dos, tienen opiniones muy dogmáticas y no conviven con la gente, por lo tanto no aceptan ninguna opinión revolucionaria y tercero hubo gente que estaba interesada pero estaba a la expectativa.

¿Cómo ve usted la iglesia de América Latina en general?

En general hubo personas que hicieron grandes avances, hubo gente muy valiente como Romero, Camilo Torres que fueron asesinados, hasta el momento la iglesia siempre a estado ligado al poder y el poder muchas veces tiene el olor a cadáver, por que el pueblo no tiene ninguna influencia dentro del poder, la perspectiva de la iglesia hasta los momentos es escuchar las voces del pueblo, ya en el 1004 en concilio de Orange en Francia, se dijo “la voz del Pueblo es la voz de Dios” pero mil años después aun no resuena la voz del pueblo, este todavía no es escuchado.

¿Por qué lo expulsa el Presidente Rafael Caldera de Venezuela?

Por ser subversivo, por no cumplir con las reglas del país, y era verdad ya que no tuvimos permiso para las manifestaciones cuando no teníamos agua, cuando tenemos escuelitas, ni canchas etc. “No debemos rezar ni orar a cualquier presidente, Yo pienso que la responsabilidad la de cualquier presidente era romper definitivamente con esta frontera de la historia criminal de las clases, la historia criminal de hijos abandonados, la historia criminal de la esclavitud, y eso no tiene nada que ver con las leyes y voy a dar un ejemplo simple, hace 2000 años los Griegos hablaron del Lomos que es la ley natural (ley de la gravedad) que es la misma en cualquier parte del mundo, pero hay también el Nomos que es un acuerdo, y eso muchas veces no lo tienen en muchos países, este acuerdo cuando entre una sola clase es una esclavitud, porque lo hacen personas que se creen superior a otras y se creen con el derecho de decidir como vas a conducir y reaccionar ante la vida. ¿Que es la ley? cuando la hacen las clases dominantes Pinochet a matado a nombre de la ley, debemos romper con esta historia criminal, esto es evidentemente la necesidad de una reorientación ética, cuando vemos Globalización, cuando vemos Corrupción, cuando vemos Dogmatismo, esclavitud etc, son direcciones de la misma gente, por eso es tan urgente una reorientación ética necesaria, los comunistas hablan de la lucha de clases y para ellos la mayoría de las veces es un grupo contra otro por obtener el poder, eso no es la verdadera lucha de clases, es una lucha del clan por el poder, y en la mayoría de los casos se mantienen los mismos vicios y privilegios, la lucha de clases va más allá, es un cambio completo en las estructuras de poder.

¿Cómo fue su lucha por las condiciones de Salud y Medio Ambiente de Trabajo en el puerto de Amberes?

Llegando a Europa comencé a trabajar en el puerto, trabaje allí tres años en ese periodo se presentaron varios accidentes mortales porque hubo un convenio entre el sindicato patronal y los patronos sobre la situación de los obreros, no querían cambiar nada aun a pesar de los accidentes, más bien se les exigía más, más trabajo, más rápido. Al ver esto nos reunimos con los obreros y les dijimos esto no puede seguir así, yo tome el puente y con un megáfono y le pregunte a los obreros si estaban de acuerdo con la situación, dijeron que no y se inicio una huelga de siete semanas, contra el sindicato, contra el capital, contra la Armada, contra el Estado, y ganamos la mitad de las peticiones, pero fue una lucha terrible, pero el primer intento de organizar una huelga a la manera europea, no era solamente mi fabrica, mi sueldo, era nosotros en colectivo, esa es la verdadera lucha de clases, porque las multinacionales nos sobrepasan y los sindicatos se quedan muy nacionalistas entonces no podemos defendernos, hubo contactos con Londres, Rótterdam, Hamburgo, Génova, y esto lo hemos tenido en todo sentido, como ideología, como proyecto de lucha, como idea.

¿Cuando es usted expulsado de la iglesia católica?

En el año de 1972 me dan el golpe mortal cuando no quise obedecer al Obispo, ya que me pedían dejar la huelga y no lo podía hacer por mi conciencia, además teníamos un movimiento que se llamo dialogo y me dijo el Obispo que debía dejar este movimiento y mi respuesta fue que mi conciencia es mucho más que él derecho divino. (derecho divino, castidad, obediencia y pobreza, votos hechos por sacerdotes y religiosos de las ordenes).

¿Cuál es su apreciación de la Venezuela actual, y del proceso que se viene dando el país liderizado por el Presidente Chávez?

La primera cosa que constato es la esperanza popular. Antes eran varios grupos, una vanguardia, que luchaba heroicamente y con vida popular, yo pienso que ahora lo que cambia en este proceso popular es la gran masa que participa y eso creo es la gran diferencia, también la gran diferencia no es solamente el proceso, no es solamente al conciencia, si no también el cambio material, en mi tiempo, en el barrio, en el cerro, en el barrio donde yo viví, ningún médico subía o entraba por que les parecía el infierno, ahorita hay médicos en los barrios los hay cubanos, pero también venezolanos. También hay una gran diferencia desde el punto de vista educacional, las pensiones, el sueldo mínimo, no quiero hablar mucho de esto porque no conozco lo suficiente pero hay muchas cosas, no solamente es un proceso mental popular, si no que se materializa a la vista se ve lo que da este proceso.

¿Cuál es su visión de la posición de la iglesia venezolana en medio de este proceso popular y de cambios, como usted la define?

Mi opinión es que la iglesia no ha estado aquí, en el golpe y después, según he leído y constatado han tenido una aptitud de cobardía, porque si ellos actúan con el evangelio tienen que darse cuenta que es un programa maravilloso de armonía y de progreso social, ¿entonces donde estamos nosotros con la iglesia?. Yo pienso, que hay muchos Obispos y sacerdotes de bases que son ejemplos de avance y de valentía sobre todo en la América Latina, no podemos ver las cosas como fanáticos y pensar que todo en la iglesia es malo, pero el instrumento de la iglesia aun no esta en el pueblo, cuando hablamos de un proceso popular, hablamos también de una iglesia popular, donde nosotros el pueblo toma el poder de la iglesia, aunque la palabra poder no me gusta mucho en la iglesia, porque ellos quieren siempre mantener el poder, pero entonces sería la convivencia popular, en ella hay voz y la voz del pueblo se oye.

Ya para terminar un mensaje de usted al pueblo venezolano.

“Pienso que el proceso como yo lo veo. La victoria y el papel del pueblo venezolano es importantísimo y pienso que somos un río indivisible para llegar a una liberación, a una liberación sin muchas palabras de paja, una liberación humana que se debe actuar en todos los países de América.”

*Ronald Marrero, activista sindical y revolucionario, estudiante de Comunicación Social de la UBV, miembro de la Escuela de Comunicación Alternativa Fabricio Ojeda y productor de un programa de radio en la emisora comunitaria Voces Libertarias.

(http://www.aporrea.org/poderpopular/n83195.html)

Tags: , , , , , ,

Un projecte de Pere Báscones

Links amics...

  • Associacions

  • Núvol de Tags...